Carril para Tranvía

El sistema tranviario, se está desarrollando en los últimos años rápidamente a nivel mundial, con soluciones e innovaciones para el tráfico. Riel vignole, riel de garganta y riel de bloque

Carril de tranvía


ArcelorMittal es proveedor de carril de tranvía (carril de garganta “grooved”, carril bloque “block” y vignole), fabricado según la norma europea EN 14811, las secciones están dentro de las categorías de fabricación del grupo de tolerancia G o R.

Estas categorías de grupo tienen que ver con la medida de la verticalidad del carril, que adquiere importancia para el ajuste del ancho de vía, la interacción del material embebido y la obtención del mejor rendimiento en el contacto carril/rueda.

1.     Carril de Garganta (Grooved rail): 51R1 (Ri52), 53R1 (Ri53), 54G1/54R1 (41GPU), 54G2 (Ri54G2), 54G4 (41GPi), 55G2 (41GP10), 55G3 (41GP13), 55R1 (Ri55NK), 57R1(Ph37), 59R1 (Ri59), 59R2 (Ri59N), 60R1 (Ri60), 60R2 (Ri60N), 62R2 (Np4aS), 62R1 (NP4aM).

2.     ​Carril Bloque (Block rail): 57K2 (LK1), 53K2 (MSzTS52), 58K2 (112T).

3.     Carril Vignole (de acuerdo a la norma EN 13674): 49E1 (S49), 50E6 (U50), 54E1 (UIC54).



Carril de garganta "Low Carbon" y “Low Carbon Vandium (LCV) R290”: la mejor opción para el transporte urbano.

El empleo de carril bajo en carbono (LCV) con la adición de cantidades muy pequeñas (inferiores al 0,20%) de vanadio, proporciona un aumento del refinado del grano en todo el carril, y no sólo de la superficie exterior.

Esta técnica da como resultado un aumento de la dureza y su vida útil en comparación con el carril de calidad R200, pero con un contenido aún menor de carbono. Gracias a la mayor tensión y refinamiento del grano, después de sólo seis meses de servicio, las lecturas de dureza aumentan hasta 30-45HBW debido al endurecimiento por deformación en frío producido por interacción rueda/carril.

Además, dado que las ruedas del material rodante están relacionadas con una velocidad más baja y poco peso por eje, estas realizan un suave rectificado del carril, ayudando eficazmente al auto-mantenimiento de las vías embebidas. Este método evita la fatiga de contacto del carril (RCF) o las grietas conocidas como “head checks”  en la cabeza, normalmente asociadas a los carriles de cabeza endurecida. 

La experiencia ha demostrado que los carriles de bajo contenido de carbono (acero más blando) son los más adecuados para las vías embebidas en ciudad, ya que mejora la aptitud a la soldadura y a la reparación por soldadura. De este modo, se prolonga la vida útil del carril y se evita el alto coste que supone su sustitución y el consiguiente corte de calles y tráfico.

ArcelorMittal propone nuevos sistemas de tranvía y sistemas ligeros (LRT) a los ya existentes, adaptados a los operadores europeos y a las ultimas tecnologías de respuesta en via.